miércoles, 13 de mayo de 2015

Gente que se cansa de recoger tapones

¡Parar ya de darme tapones coñe!
Es en una tienda de flores de mi barrio, lo puso hace ya tiempo y todavía me encuentro con tapones que dejan en la puerta...

Me surge una duda existencial ¿habéis comprobado en vuestras carnes para qué sirven los tapones esos?

Si alguien me pone un comentario con una historia real, le dedico mi próximo cartel.


2 comentarios:

José Luis de Tomás dijo...

En el País de los Conejos, las gentes estaban abrumadas de todo lo que entraba por sus cinco sentidos. Sólo tenían ojos para ver la multitud de mensajes que la tecnología les ofrecía. Ruídos, por doquier, no les permitía distinguir ninguna nota armónica que llegase a sus oídos. Olores fétidos colmaban su olfato. Comida basura hacía insípido al gusto. La escasa comunicación entre iguales había llevado a perder el tacto que merecen las relaciones humanas...
Aquel las adversidades produjeron una ciudadanía alejada de cualquier sensibilidad. Esto motivó que los habitantes del país fuesen abúlicos, frígidos, inconscientes e indiferentes ante cualquier estímulo de su entorno...
Había que recobrar los placeres sensoriales y, para ello, había que aislar, en una fase inicial, todas las ventanas que nos hacen abrirnos al mundo.
Rajoy de la Moncloa dictó un decreto ley aplicable durante una cuarentena para que se recogieran tapones por todo el territorio y se clasificaran por su dimensión y color para que tapasen adecuadamente los ojos, la nariz, los oídos, la boca. Con los tapones sobrantes se fabricarían trajes de pvc para cubrir los cuerpos. Mientras el tiempo fijado transcurriese, se limpiarían los espacios ocupados de tanta contaminación insensorial con objeto de que, pasado el período señalado, las gentes se hubiesen purificado lo suficiente.
Y es por eso que se siguen recogiendo tapones aunque hay comercios y otros lugares de recogida que no están de acuerdo con la medida. Por eso, ponen carteles improcedentes.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Es una idea sí, para tener entretenida a la gente.