lunes, 14 de enero de 2013

Perro obediente

Se queda justo en el lugar donde marca el cartel ¡para que luego digan!
Cuando pasé, olfateaba curioso al perro del cartel, que por supuesto no se movió, después, levantó la pata y lo marcó como parte de su territorio, igual que la rueda del coche amarillo o la farola de en frente.

Estoy participando en los premios 20 blogs con Carteles por el mundo en la categoría de humor ¿me ayudas? Sólo son dos pasos:
1. Registrarse en 20 minutos: http://www.20minutos.es/usuarios/registro
Y si te animas a dejar un comentario ¡sería genial! Gracias

2 comentarios:

Ximens dijo...

Es lo que tenía el sistema educativo español, que hasta los perros sabían leer. Dentro de poco, solo ellos. Simpática foto.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Cultura perruna, Ximens, eso quedará para siempre en este nuestro país.