miércoles, 26 de diciembre de 2012

Si no sabe nadar, no ingrese al agua

Ésta es una de las grandes verdades de la humanidad y como tal no necesita más presentación.


¡Cuántos accidentes se habrían evitado si este mensaje simple y claro estuviera colocado en los lugares precisos ! ¿Quién leyendo algo así sería capaz de cuestionar esta orden?

Lo curioso es que solemos incumplir normas sencillas como:
  • No desabrocharse el cinturón de seguridad en un avión hasta que se haya apagado la señal luminosa. Nunca he entendido la prisa que tiene la gente por salir de los aviones, hay quienes pueden esperar pacientemente para entrar incluso se ponen los primeros en la fila, pero al salir parece que deben batir el récord de 100 metros de salto.
  • Hablar por teléfono mientras repostamos en la gasolinera. Alguien dirá  ¿cómo?, ¿eso también está prohibido? Pues sí, totalmente, por riesgo de explosión, aunque creo yo que con toda la gente que habla, a estas alturas habríamos visto más de una arder y yo no he visto ninguna, ¿vosotros? Va a ser la típica "medida de seguridad" que adoptaron porque los que están dispensando la gasolina no querían calentarse la cabeza con las historias de la gente. 
  • Llevar líquidos en el equipaje de mano, pero no una colonia, no, algo de valor que te fastidie tener que dejarle al de seguridad, como el recuerdo de México que compraste para tu padre en el aeropuerto antes de pasar el control. 
  • Apagar el móvil en el cine, teatro , o en una conferencia. ¿Cuántos años hace que los móviles aparecieron en nuestras vidas? Algunas personas nacieron con ellos incorporados y todavía hay gente que no los apaga en el cine. Y lo que es peor ¡responden a la llamada!, se suelen tapar la boca con la mano pensando que así no se oye, pero y estas es otra gran verdad ¡se oye perfectamente!


¿Te ha gustado? Ayúdame en el concurso de 20 Blogs con tu voto, participo en la categoría de humor. Puedes votarme pinchando en este enlace.


No hay comentarios: