lunes, 12 de noviembre de 2012

Giro derviche en prácticas

El baile de los derviches es algo que tengo muchas ganas de ver, reconozco que me quedé sin hacerlo en Estambul y me generan curiosidad los carteles que me encuentro por Madrid anunciando este tipo de actividades.

Eso fue lo que atrajo mi atención sobre este cartel, pero lo que más me inquietó fue que se realizaran prácticas de giro derviche, en mi inocencia no era capaz de imaginar una formación en este tipo de baile, yo pensaba que eso de ser capaz de rodar cual peonza sin que te afecte en lo más mínimo a tu equilibrio, era una especie de don divino, pero resulta que no.

Que la gente aprenda desde pequeña tiene un pase, pero imaginémonos a ese españolito de a pie a sus treintaitantos queriendo profundizar en el sentido de su existencia que busca establecer una conexión espiritual plena a través del baile y se apunta a prácticas de giro derviche.
A mí no se me ocurriría en la vida, estoy convencida de que a la segunda vuelta habría salido disparada por la ventana o lanzada por una puerta, pero admiro en lo más profundo de mi ser a todas aquellas personas atrevidas que acuden a las prácticas de tiro, digo de giro.




2 comentarios:

Yon dijo...

Pues bien pensado, el "mareo" y el equilibrio del giro son sin duda un buena manera de entrar en un estado de concentración y de vacío mental similar al de la meditación.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Sí, debe ser una pasada porque pueden estar muchísimo rato girando.
Pero si en alguna de mis clases de aerobic yo iba de por libre, miedo me daría andar dándole golpes a la gente mientras giro y giro y giro y giro.
Besos Yon