domingo, 21 de octubre de 2012

Desorientado

A veces pasa que quien se supone que debe saber hacia dónde ir, es el que menos claro lo tiene.
Puede pasar en un grupo que todos asuman que quien camina delante conoce la dirección pero no tiene por qué ser así.
Si alguien le pregunta dónde van, responderá:
-¡Ah!, pero ¿me estáis siguiendo a mí?
Y el resto de la gente tendrá que buscar a otra persona que les guíe.
Creo que a este cartel le pasa algo parecido, en teoría es obligatorio seguir hacia la izquierda, pero en un momento dado, si te apetece, tira para la derecha, a ver qué hay por ahí.

No hay comentarios: