martes, 12 de junio de 2012

Bocadillo de diseño gráfico


Esta imagen me trajo recuerdos de mi más tierna infancia cuando las impresoras usaban ese papel con agujeros a los lados en el que las páginas iban enrolladas y unidas, y había que separarlas tirando por una línea de puntos.

Creo que los carteles de la foto son de la época, no sólo porque aparecen en ese gris característico, sino también por los dibujos. Parecen hechos con la pieza que iba y venía trazando finas líneas para imprimir.

Los dibujos de los dos bocadillos del centro, a pesar de su gran sencillez, tienen un gran simbolismo en su interior. Obsérvese el ancho de la loncha de bacon frente al de la tortilla. Es maravilloso cómo un pequeño detalle puede servir para que el espectador distinga sin ninguna dificultad aquello que está viendo.

El problema debió surgir con el Pepito de ternera ¿cómo distinguirlo del bocadillo de bacon? Porque el ancho de la loncha sería prácticamente el mismo. Puede que quien hizo los carteles, llegado a este punto se encontrara con una barrera de la tecnología o creativa y decidiera llegar sólo hasta ahí. No seré yo quien le critique, ni mucho menos después de haber estudiado su gran obra, pero sí lamentaré que no se atreviera con el pincho de tortilla, algo realmente sencillo: sólo reproduciendo el dibujo del bocadillo sin la tapa, lo habría resuelto.

Si alguno de los lectores se le ocurre una manera de representar el pepito, le ruego lo escriba en los comentarios para que pueda trasladárselo al dueño del bar.


No hay comentarios: