lunes, 2 de abril de 2012

Conexión a Internet y consumo de alcohol, dos cosas que nunca habría que mezclar


Eso fue lo que pensé cuando vi estos dos carteles juntos, no se debería mezclar el alcohol con la conexión a Internet, más concretamente con las redes sociales, porque si la alegría desmesurada que te produce ir con una copa de más puede tener peligro en un local cerrado, ¿qué podría ocurrir en las redes sin límites de Internet?
Alguna vez me ha pasado llegar a casa con el contentillo, abrir el ordenador, entrar en facebook y empezar a hacer amigos así sin ton ni son. Incluso he llegado a dar permisos para mezclar los contactos de facebook con los del móvil o lo peor de todo para mandar invitaciones. Y es lo peor porque a facebook esa noche se le queda grabada a fuego y cada cierto tiempo repite la invitación de manera automática así que sin tú saberlo estás invitando a que se hagan amigos tuyos: tu ex, tu primo el cura y esa amiga con la que no te hablas desde hace más de un año.
Meses después, cuando tú ya has olvidado el  incidente, cualquiera de ellos te acepta como amigo, ¡al fin! pensarán ellos, al fin he aceptado a esa plasta sólo con la esperanza de que deje de invitarme.

De repente se te ilumina el cuadradito rojo que te indica una  novedad en facebook y te das cuenta de que esa antigua compañera de trabajo con la que dejaste de hablar hace cinco años, te ha aceptado como amiga    , pero cómo habrá podido ocurrir eso. Entonces todo viene a tu recuerdo: esa noche, la sugerencia inocente de la red social de que si querías conocer más amigos, tú apretando el botón de aceptar sin saber muy bien qué hacías...
Te surge la duda ¿qué hacer con esa persona? ¿mantenerla? ¿borrarla? Pero si te acaba de aceptar será muy cantoso echarla así sin más, te prometes a tí misma revisar el facebook más adelante y hacer una limpieza discreta, creas una categoría llamada "noches de farra" y empiezas a meter a todos esos contactos, mientras lo haces, alguien te llama por el chat, es tu ex que también aceptó tu solicitud ¿te apetece que nos veamos? Te dice así sin más.

3 comentarios:

Amparo Quintana dijo...

Pues sí, altamente incompatibles. Bss.

Amparo Quintana dijo...

Pues sí. Altamente incompatibles. Bss.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Peligrosamente incompatibles :)