miércoles, 18 de abril de 2012

Carteles de WC interactivos

En semana santa tuve oportunidad de visitar el centro Pompidou, reconozco que me gustó mucho, todo lo que nos dio tiempo a ver y en general lo disfruté. Pero en los museos se produce un fenómeno extraño: todo llama tu atención, a cada cartel, fotografía o advertencia, le dedicas un rato, sea lo que sea. De hecho me gustaría hacer la prueba de colocar un cartel explicativo delante de la ventana de la manguera antiincendios a ver qué hacía la gente. No sé si por este motivo de la atención volátil generalizada que como visitante de museo tenía activada, o simplemente por la curiosidad, nos fijamos en los carteles del baño. 

El primero, es el modelo normal, en realidad no fue el que nos llamó la atención, sino el que aparece en la siguiente fotografía.

Éste con unas figuritas que parecían tirolesas: las dos con el gorrito y el chico con una pañoleta... bueno quizás no fueran tirolesas, quizá  fueran scouts, ¿scouts? demasiado extraño y poco probable, porque es raro que les dediquen unos WC especiales a ellos ¿no? Esto rápidamente despertó nuestras sospechas ¿Estaría alguien retocando las figuritas de los baños? Una mirada de cerca nos hizo ver que no estaban pintadas sino formadas por pegatinas, lo que hacía posible cambiar algunas de ellas de sitio, era cuestión de pequeños detalles como en este caso, donde alguien se había dedicado a ponerles gorro, pañoleta y hacerles darse la mano.

Aún en ese momento pensamos que quizá fuera nuestra imaginación y  en realidad, sólo se trataba de una imagen distinta a la que estábamos acostumbradas a ver, entonces nos encontramos con este otro cartel que nos confirmó que nuestras sospechas tenían fundamento. A este último lo llamamos "El punto y la i". Estaba claro que había alguien que se había dedicado a tunear los carteles, y si no mirar la foto para contrastar la diferencia. 
Reconozco que llegadas a este punto, estábamos más interesadas en buscar los siguientes carteles que en la propia exposición, así encontramos el tercer y último, a éste lo titulamos Mujer contra mujer. Como Mecano va a volver a cantar juntos, propongo un cambio de letra, Nada tiene de especial, dos mujeres que se dan la mano, el matiz viene después, si encima van juntas al baño...
Si alguien que lea esta entrada visita el Centro Pompidou en París y encuentra algún otro, por favor que lo comparta, mientras tanto queda aquí un anticipo de cómo se promueve la diversidad afectivo sexual a partir de los baños de un museo.





No hay comentarios: