miércoles, 7 de marzo de 2012

Máscara de sombras

Estaba atardeciendo, caminaba sola en dirección al anfiteatro, era la primera vez que iba a ver una obra dentro de aquellos jardines y andaba un poco perdida entre la emoción y la novedad.
Entre las ramas de los árboles podía distinguirse la luna llena, fría y distante iluminando más por obligación que por gusto.
Miré a la derecha y me topé con el cartel, al principio me alegré de confirmar que iba en la buena dirección, pero luego me entró un escalofrío al reconocerla. Esas sombras llevaban días siguiéndome, había intentado ignorarlas, no darle importancia, fingir que se trataba de una casualidad, pero ahora estaban ahí, frente a mí, sin posibilidad de esquivarlas. Desde el cartel y me miraba con sus ojos transparentes, la carcajada rompió el silencio de la noche, corrí para alejarme, corrí para huir pero la sentía detrás, cerca sin hacer ningún esfuerzo.

No hay comentarios: