miércoles, 21 de marzo de 2012

Esto NO es una casa de citas

Hay cosas que se definen mejor por lo que no son que por lo que son. En este cartel queda claro que esa casa NO es una casa de citas, deja abierta todas las posibilidades a lo que pueda ser en su lugar.

Estás buscando nueva casa, encuentras una en el centro a buen precio, la pones a prueba: calefacción, aire acondicionado, puerta blindada...lo tiene todo, hasta  la comunidad está incluida. Haces cuentas, comparas con otros apartamentos similares de la zona compruebas que es realmente barato, un chollo.

El comercial de la agencia que te lo enseña, sólo sabe decirte que se ha puesto en alquiler hace poco y te anima a firmar porque con ese precio, es probable que no dure mucho. Lo haces, firmas, sin dudar, feliz de haber encontrado tu casa soñada en el centro.
Te mudas aprovechando unos días de fiesta, te instalas, colocas tus cosas y muebles en tiempo récord. La alegría dura más o menos hasta la octava llamada al telefonillo, preguntan por nombres de mujer o ni siquiera preguntan, sólo dicen ¡yo! y tocan sin parar si no les abres. Un pensamiento oscuro empieza a navegar por tu cabeza, decides dejar subir a uno, sólo por verle. Toca el timbre con suavidad casi extrañado de que la puerta no esté abierta, cuando le recibes se sorprende de encontrarte ahí y sin ningún tipo de pudor te pregunta que dónde están las chicas.

No hay comentarios: