martes, 28 de febrero de 2012

Los optimistas sólo cierran por vacaciones

Hay dos tipos de personas, las que ven la vida color de rosa y las que no sacan más que peros y problemas. Quien escribió este cartel es del primer grupo, un tipo optimista, de los que la botella medio llena, aunque no haya botella, lo importante es la actitud.
Porque poner en una casa que está a medio construir,  o a medio derruir, según se mire, que está cerrado por vacaciones tiene mérito.
Pero lo mejor de todo, lo que hace ver que quien ha redactado el cartel es un optimista puro y duro, es la coletilla que aparece debajo informando que  se admiten reservas a partir del mes de noviembre.
Sí, en noviembre seguro que abre, habrá encontrado el dinero para seguir la obra, terminado de acondicionar el hostal, comprado todos los muebles,...Por eso no duda en animar a la gente a hacer reservas ya, aunque estemos en febrero.
Gente así es la que hace falta en estos tiempos áridos donde sólo se habla de reducciones y recortes.

No hay comentarios: