lunes, 12 de diciembre de 2011

Se nesecita Delivery Guy




Estar en Nueva York y hablar castellano es sinónimo de no necesitar el inglés casi para nada. La ciudad está llena de latinos que al mínimo comentario, aunque se realice empleándose para hacerlo con el mejor acento posible, la contestación será en un amable castellano.

Pero vivir en una cultura multilingüe hace que a veces las palabras (y también las letras) se despisten en la cabeza y uno ya no sepa muy bien en qué está hablando, tiene toda la pinta de que esto le pasó a quien escribió este cartel en el que las eses y las ces se pusieron a bailar y le llevaron de un idioma a otro.

No hay comentarios: