domingo, 18 de septiembre de 2011

Perdido Hurón de Rabo Torcido



Últimamente no paro de encontrar carteles sobre animales perdidos, lo más común eran los perros y gatos pero cada vez hay más diversidad en la fauna doméstica. El otro día flipé con este cartel ¡alguien había perdido a su hurón! ¿Cómo puedes perder un hurón? Quizá el dueño pensara que es como tener un perro y lo sacó a pasear pero, a la primera de cambio el hurón se asustó y salió (por patas) sin dejar rastro.

Después de buscarlo durante horas se decidió a poner este cartel, llama la atención que alguien tan minucioso, por lo menos en la información que proporciona, haya sido capaz de perder semejante animal.

Solicito la colaboración de todos los lectores y lectoras de este blog (lástima no tener muchos seguidores aún, pero una pone su granito de arena)
Comparto con vosotros la descripción por si alguien lo viera: el animalico se perdió a las 10 p.m. en punto, así que si te encuentras con un hurón que parezca muy cansado, probablemente se trate de éste que lleva horas dando vueltas a lo tonto.

Es un hurón marrón sable de pelo largo ¿qué color es ese? Los sables que yo he visto en las películas son grises y sería un poco absurdo que hubiera un tipo de marrón que fuera marrón gris ¿verdad? Quizá esto no nos aporte demasiada información, vayamos a por otra característica: tiene un año de edad ¿eso es joven o viejo para ser un hurón? Ni idea, continuemos con el perfil del hurón: tiene el rabo torcido. Ésa sí es una característica concreta y fácil de reconocer: ¡Atención! Si alguien ve un hurón que se fije bien en si éste tiene el rabo torcido, en ese caso que llame al siguiente teléfono.

El mensaje a transmitir al dueño debería ser de este tipo: "Me he cruzado con un hurón, por la zona suroeste del parque de Olavide a las 15:00 horas. Tenía el rabo torcido e iba en dirección a los columpios.

1 comentario:

Helen Ford dijo...

Creo que yo vi a un hurón de esas características comprando lacasitos en un kiosko de mi barrio.
Voy a llamar al contacto para que se acerque a mirar si es o no. El rabo lo tenía bien torcido y llevaba un sable en lo alto del pelo.