martes, 23 de agosto de 2011

Santos de etiqueta

Fotografía de un altar de Iglesia en Oporto, debajo de los Santos había cartelitos con sus nombres

En las familias numerosas, había un método para clasificar la ropa de los muchos hijos y no mezclar la de los unos con la de los otros.  Las madres descubrieron la manera de evitar que calcetines y camisetas se pasearan de aquí para allá,  te cosían un trocito de tela con tu inicial o con el número de orden de nacimiento y todo arreglado.
Aún conservo algunas prendas de ropa con esa pequeña inicial cosida con discreción, es curioso que algo tan pequeño pueda traerme tantos recuerdos.


Supongo que a quien cuide esta iglesia después de recibir las visitas de tantos turistas incultos que no sabían qué santos tenían delante, decidió etiquetarlos para así dejar bien claro quién era cada uno. Y es posible que alguien se acerque a leer esos mini carteles e incluso se emocione con los recuerdos que le traerán porque quién no ha oído hablar alguna vez de San Pancracio, o de San Patricio, o de Santa Rita o de San Cucufato.



3 comentarios:

Rita P dijo...

..o de la Virgen del Mar.

Helen Ford dijo...

Es lo que tienen las cosas pequeñas, que se cuelan por las rendijas y cuando menos te lo esperas las descubres ahí escondidas.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Ey chicas muchas gracias por vuestros comentarios ¡son los primeros!